Como divisar a un hombre peligroso de Sandra Brown

1
477
hombre peligroso
hombre peligroso

El hombre peligroso existen en todas las formas y tamaños. Se escurren en nuestra vida pareciendo, al menos al principio, increíblemente normales.

Recordemos que los psicópatas no solo parecen ser increíblemente normales, sino que son gente tan suave y con tanta confianza en ellos mismos, tan relajadas, etc, que uno simplemente está seguro de SABER que son gente saludable y buena.

Los desastres suponen ciclos en el ciclo de la experiencia humana El ciclo humano refleja al ciclo de catástrofes. La Tierra se beneficia con una limpieza periódica. Es hora de prestar atención a los Signos. Se están incrementando. Se pueden incluso “sentir,” si prestan atención.

Las experiencias de la vida reflejan cómo uno interactúa con Dios. Aquellos que están dormidos son aquellos de poca Fe en términos de su interacción con la creación. Algunas personas creen que el mundo existe para que ellos lo superen, lo ignoren o lo acallen. Para estos individuos, los mundos dejarán de existir. Se volverán exactamente aquello que le han dado a la vida. Serán simplemente un sueño en el “pasado.” Las personas que prestan una rigurosa atención a la realidad objetiva, mirando hacia todas partes, pasarán a ser la realidad del “Futuro.

Pero demasiadas mujeres cuentan historias que comienzan con un Yo no sabía que él fuera así. No reconocí las señales tempranas. Le creí.…

Algo se nos debe estar escapando de la vista si millones de mujeres siguen terminando con hombres que podríamos calificar de peligrosos.

Tiene que haber alguna falla en el sistema personal de detección femenino. Sólo parece funcionar cuando observamos a las demás mujeres. Preguntamos en forma crédula: ¿Acaso ella no sabe que él le pega a las mujeres?… que tiene problemas con el alcohol?… que tiene antecedentes criminales? Pero cuando nos toca a nosotras, nuestras antenas sufren un cortocircuito. Aseguramos que conocemos la verdad… pero aún así aceptamos citas y nos casamos con hombres peligrosos.

Los hombres peligrosos siempre han vivido entre nosotros, y siempre lo harán. Es surrealista imaginar una utopía de encuentro o casamiento en la cual cualquier opción es segura. Por lo tanto, depende de nosotras aprender lo que nos puede mantener a salvo. Depende de nosotras conocer las señales de los hombres peligrosos y estar atentas a estas.

Empleo el término peligroso para describir a cualquier hombre que causa daño a la salud emocional, física, financiera, sexual o espiritual de su pareja.

… hombres que en nuestras vidas han o podrían haber causado un trauma emocional difícil de sanar en menos de meses o años.

También te interesara:  LA PERSONA QUE SE DEPRIME NO VE LA SALIDA ¿ QUE HACER EN ESTOS CASOS?

…¿Por qué somos una sociedad de mujeres que sale con hombres peligrosos?… ¿Hemos aprendido a reconocer por cuenta propia a los hombres peligrosos y la manera en que entran en nuestras vidas? ¿O no hacemos más que buscar hombres peligrosos en la vida de las otras mujeres?

¿Comprendemos profundamente este fenómeno dentro de nosotras y aplicamos el conocimiento a realizar cambios significativos en nuestra vida?

La respuesta a esta pregunta debe ser No. La consciencia de que existen en efecto hombres peligrosos parecer ser un conocimiento que muchas mujeres no aplican a su vida personal.

Hemos crecido aprendiendo estrategias de defensa física, pero aparentemente ninguna en lo que se refiere a los ataques emocionales.

Estar al tanto de que existen hombres peligrosos no es lo mismo que aprender a reconocerlos antes de involucrarnos con ellos.

Únicamente examinando de cerca nuestra historia podremos asimilar el concepto de lo que es un hombres peligroso…

Sandra Brown cita varios tipos o combinaciones de tipos, entre los cuales hallamos el siguiente:

El depredador emocional: Este hombre patológico posee un sexto sentido acerca de las mujeres y sabe como actuar ante las heridas de una mujer. Si bien sus motivos pueden ser tomar a una mujer como presa por sus vulnerabilidades económicas o sexuales, se lo denomina depredador emocional porque casa a sus víctimas tomando como blanco su vulnerabilidad emocional. El puede sentir que una mujer fue recientemente abandonada, que se siente sola, o está necesitada emocional o sexualmente. Es un camaleón y puede convertirse en lo que sea que una mujer necesite que él sea. Conoce muy bien el lenguaje corporal y visual de las mujeres, así como el de los mensajes sutiles detrás de sus palabras. Puede darse cuenta de indicios acerca de la vida de una mujer y convertirse en lo que ella necesita en ese momento.

La mayoría de las mujeres no aprenden lo que es la patología. No saben cuáles son las señales y los síntomas de los hombres patológicos. no saben cuáles son las consecuencias de salir con un hombre así de enfermo. Asumen que un individuo con una patología clínica exhibiría algunas señales obvias de enfermedad mental o peligrosidad que todos podrían detectar. Sin embargo no siempre la patología es tan obvia, ni siquiera para un terapeuta.

Muchas mujeres que SÍ aprenden sobre esta patología parecen creer que ellas y sus parejas son la excepción a la regla… Eligen NO aceptar años de investigación psicológica. Se niegan a ver que su hombre tiene un trastorno muy adentrado en su personalidad y el cual no tiene cura. Dado que el hombre patológico nunca cambiará, el próximo paso que da una mujer es intentar cambiar ella misma para hacer que sea más fácil lidiar con la relación patológica. Esto solo puede acabar siendo un desastre…

También te interesara:  UTILIZA EL DIÁLOGO INTERNO A TU FAVOR

Usted debe focalizarse en USTED misma: una mujer que corre el riesgo de elegir a un hombre peligroso. Usted es la única persona capaz de modificar su propio comportamiento y de elegir de otra manera. Sí, los hombres peligrosos existen y están más que dispuestos a empujarla dentro de una dinámica frustrante, enfermiza, destructiva o potencialmente mortal. Pero la responsabilidad recae completamente en usted y sus elecciones pasadas, presentes y futuras.

Es usted quien debe ver cómo ignoró señales de advertencia en el pasado, para aprender nuevamente a prestar atención y a actuar ante estas mismas señales, a partir de ahora.

Hay demasiados programas que intentan ayudar a las mujeres a focalizarse únicamente en el hombre, como si ellas fueran idiotas ciegas que caen en relaciones y no reconocen nada de lo que está sucediendo. Mi investigación indica lo contrario. No estamos ciegas y no somos inútiles. Sabemos lo que elegimos. No me refiero aquí a que castiguemos a golpes a la víctima, sino a que ésta asuma su responsabilidad. Al comienzo de una relación es posible que no haya visto todo lo que en el hombre hacía que fuera peligroso… El primer paso hacia el cambio consiste en comprender por qué usted IGNORÓ estas banderas de alerta y permaneció de todos modos en la relación.

Todos tenemos un sistema de estandartes rojos y alertas rojas que pueden actuar como un monitor interno personalizado…

Este sistema de alerta roja es una mezcla de intuición, un sistema de respuestas sensoriales y un murmuro de advertencia espiritual.

Toda mujer se ha dado cuenta de cómo recibe por lo general sus banderas rojas y advertencias. Algunas mujeres experimentan verdaderas sensaciones físicas, otras notan síntomas mentales o emocionales, y otras lo sienten a nivel espiritual. Algunas mujeres reciben una combinación de estas. Cómo sienta estas advertencias no es tan importante como lo que haga con lo que siente.

Todos los seres humanos nacen con un sistema de respuestas sensoriales ej un bebé que llora porque tiene hambre, o se siente amenazado

Con el tiempo, aprenden lo que es el peligro mediante en condicionamiento. Pero antes de aprenderlo, simplemente lo sabían gracias a las adaptaciones biológicas innatas.

Con el tiempo el condicionamiento supera a la biología. Los bebés aprenden mediante el método de prueba y error lo que es seguro y lo que es dañino.

También te interesara:  13 COSAS QUE HOMBRES Y MUJERES HACEN DIFERENTE

Los niños prestan atención a la verdad que sus cuerpos les dicen. Los adultos aprenden a dejar que sus mecanismos de defensa alteren la verdad.

De adultos, el peligro produce un cambio en sensaciones corporales a las cuales necesitamos prestar atención. Estas incluyen miedo y sudor, un nudo en el estómago, latidos fuertes en el corazón, la piel de gallina, o una sensación de malestar general que puede ser difícil de nombrar.

Pero a veces nosotros los adultos ignoramos estas sensaciones o las interpretamos como amor o excitación a causa de un condicionamiento inadaptado. No respondemos como solíamos hacerlo automáticamente cuando éramos niños.

Nuestras estandartes rojos espirituales provienen de aquello a lo cual nos referimos como conocimiento, intuición, sensación. Este sistema es similar al de un servicio gratuito de guardaespaldas – bajo la condición de que los escuchemos y le respondamos. La intuición espiritual nos envía una señal de alerta cuando sentimos que algo no está bien o cuando simplemente sabemos no esa no es la persona o el lugar indicado para nosotras. Sabemos todo esto sin un conocimiento explícito o una información concreta sobre por qué lo sabemos.

Muchos adultos sienten, pero no todos responden. ¡Está BIEN responder ante un indicio aunque no tengamos datos concretos! Porque para cuanto el acontecimiento se haya convertido en un hecho, ya puede ser demasiado tarde.

En el plano mental y emocional también recibimos muchas pistas acerca de nuestras verdaderas sensaciones. Este sistema de alerta-roja es otra avenida de protección si sabemos ponernos en sintonía con él.

A veces ocurre que obtenemos mejor este tipo de información de GENTE QUE NOS CONOCE.

¿Cómo está usted desde que conoció a esta persona? ¿Está equilibrada y con los pies en la tierra, o anda revoloteando sin rumbo emocionalmente?

¿Está ansiosa… preocupada… melancólica… confundida… siente un malestar general sin saber por qué?

¿Tiene dificultad para dormir, comer concentrarse?

¿Sigue con sus actividades regulares o ha abandonado cosas por esa persona?

Del Libro “How to Spot a Dangerous Man” (“Como Divisar a un Hombre Peligroso”) de Sandra Brown
(Nota: la autora habla de los hombres peligrosos, pero se aplica también a las mujeres)

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.