Dale a tu cuerpo Berenjenas

15
1605

INGREDIENTES

3 Kilos de berenjenas
1 Cabeza de ajo cortado en trozos
Orégano el necesario

Hojas de laurel las necesarias
Pimienta negra en grano la necesaria
Chile a árbol a gusto

2 tazas de agua
1 taza de vinagre blanco

1 taza de vinagre de manzana
1 litro de aceite de oliva (puedes sustituir con aceite de aguacate o una mezcla de ambos)
Sal gruesa (la necesaria)

instrucciones

Pelar y cortar las berenjenas en bastones de 10 cm con un grosor de 1 cm

Colocarlas en charolas y ponerles suficiente sal fina, dejarlas deshidratarse hasta que cambien de color y pierdan parte de su volumen (entre 2 y 3 horas).

Exprimirlas bien.

En una olla colocar el agua, vinagre blanco, vinagre de manzana, y las berenjenas. Prender el fuego y revolver constantemente hasta que empiece el hervor, sacarlas de la estufa y exprimirlas nuevamente.

En un bote de vidrio colocar una capa de berenjenas, entre 2 y tres pedazos de ajo, un poco de orégano, 2 hojas de laurel, entre 3 y 5 pimientas en grano.

Repetir el paso anterior hasta llegar al tope del bote, ponerle un par de chiles de árbol y cubrir con aceite.

Sacarle el aire, cerrar bien los botes y dejar macerar por 3 meses como mínimo.

EXPLICACION LARGA

Necesitamos un bote de vidrio con tapa hermética, berenjenas (las protagonistas), vinagre blanco y de manzana, aceite de oliva, ajo, pimienta, orégano, laurel y chile de árbol seco, el cual fue una contribución de mi padre a esta receta ya que mi bisabuela no lo ponía, pero debo de admitir que le da un gusto delicioso.

Es importante tener en cuenta que al hacer esta receta se necesitan varias horas, así que lo mejor es disponer de un día o incluso un fin de semana. Hay que tener suficiente tiempo para preparar estas delicias.

El primer paso es pelar las berenjenas y cortarlas en forma de bastón de un largo de 10 cm por un ancho de 1 cm aproximadamente. Las colocamos en una charola y les ponemos sal fina para que empiecen a deshidratarse.

Poner sal gruesa, algo pesado encima que normalmente era un sifón, las colocaba de manera que los jugos se fueran escurriendo a la tarja de la cocina y las dejaba toda la noche para que sucediera el proceso que mi papa apuró al utilizar sal fina y aplastándolas de vez en cuando para ayudarlas a deshidratarse, además las deja en sus jugos durante el proceso así el procedimiento tarda entre dos y tres horas en vez de las 12 horas de la nona.

Una vez que las berenjenas han soltado sus jugos y han cambiado su color (se oscurecen un poco), entonces es momento de exprimirlas. Esta es la parte pesada del proceso ya que con las manos vamos eliminando toda el agua que tienen, les advierto que la sal puede hacer que nos piquen las, así que para manos delicadas lo mejor es usar unos guantes.

A todos aquellos que se les ocurran mejores ideas para exprimirlas, bienvenidos sean sus comentarios no creo que a la nona se enoje si mejoramos sus técnicas.

El siguiente paso es colocar las berenjenas en una olla junto con una medida de agua por otra de vinagre (el cual utilizamos la mitad blanco y la otra mitad de manzana), prendemos el fuego y empezamos a revolver poco a poco para que las berenjenas empiecen a absorber el líquido. En este paso hay que mover constantemente (no queremos que se cocinen) y una vez que el líquido empieza a dar señales de que esta a punto de hervir (es decir: vemos pequeñas burbujas subiendo a la superficie) las apagamos y volvemos a exprimir.

Para sacarles el jugo una vez que pasaron por el agua con vinagre, mi papá suele ponerlas en un colador y las aprieta con algo que tenga a la mano para no quemarse.

La idea es que las berenjenas se conviertan una especie de esponja y que absorban el sabor de los demás ingredientes de la conserva.

¡Ahora es momento de armar los botes!, para esto en nuestro contenedor de vidrio limpio vamos a poner una capa de berenjenas, unos trozos de ajo cortados por la mitad, unos pocos granos de pimienta, orégano, un par de hojas de laurel, nuevamente berenjenas, ajo, laurel, pimienta, orégano y así lo repetimos las capas hasta llenar el bote, a cada recipiente le pusimos un par de chiles de árbol sin semillas. La cantidad de picante dependerá de cada uno.

Por último, llenamos el bote con aceite de su preferencia, hasta el borde de este, asegurándonos que no quede ninguna burbuja de aire y se cubran por completo las berenjenas. Después cerramos bien, le ponemos la fecha en que las hicimos y lo colocamos en un lugar fresco y oscuro de la cocina.

¿CUÁNTO TIEMPO SE DEJAN MACERAR?

Hay que dejarlas macerar por lo menos tres meses. Pero antes de que pase ese tiempo, una semana después de haberlas hecho es importante abrirlas para que escape el vapor del vinagre, así como eliminar nuevas burbujas que suelen aparecer en el transcurso de los días.

15 COMENTARIOS

  1. Porque hay que consumir berenjenas?, me parece infantil lo que publicaron, las cosas no se hacen porque Uds. las digan, hay que fundamentarlo, Gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí