EL PORQUE DE LAS HIJAS NO AMADAS ATRAEN A NARCISISTAS

58
2739
hijas no amadas
hijas no amadas

Estas son las razones por las que las hijas no amadas atraen narcisistas

Las hijas de madres que no las aman tienen muchos problemas que provienen de haber vivido un estilo de vida cruel. Por eso atraen a los narcisistas:

Vivir con una madre narcisista es posiblemente uno de los maltratos más horrendos que se le puede hacer a un niño, porque -dependiendo del espectro narcisista donde se encuentre nuestra madre- puede ser tan sutil que ni siquiera nos damos cuenta de que estamos siendo maltratados.

Como escribió una hija con una madre narcisista tan elocuentemente:

“Tan diferentes como [todas las hijas con madres narcisistas] son, tan variadas como nuestras situaciones, edades, recuerdos, grados de sufrimiento o deseo de desahogarse, las consecuencias de ser criadas por este tipo de madres con esa enfermedad mental son esencialmente universales”.

Es una abnegación del alma, y yo diría que el daño que causa es más insidioso que la mayoría de las otras formas de abuso infantil.

Es completamente invisible para todos, incluyendo para el perpetrador (que literalmente no puede ver lo que está haciendo) y para su víctima. El daño que causa es omnipresente; es vicioso, dolorosamente injusto y mutilante.

Ciertamente no sabía que este abuso estaba ocurriendo. Cuando mi hermana se fue de casa a los 15 años, aunque estuvo viviendo con una vecina, y oficialmente dejó la casa para no volver a ser vista a los 17 años, todo lo que podía pensar era: “¿Cuál es su problema?”

También te interesara:  TOS: MOTIVOS EMOCIONALES

Nunca se me ocurrió preguntarme de dónde venía mi propia depresión, mi intento de suicidio y mis constantes pensamientos suicidas, y mi desorden alimenticio.

Tan sólo internalizamos el estrés, y pensamos que somos nosotras las que estamos equivocadas, que somos horribles, y que tal vez incluso que estamos locas. ¡Esto se ve aumentado por el hecho de que nuestras madres narcisistas, y nuestros padres que lo permiten, nos dicen que estamos locas! Tal vez no con muchas palabras (aunque muchas veces sí hay muchas palabras), pero cada vez que nos hacen gaslighting o “luz de gas” para decirnos que nuestra memoria y nuestras percepciones están equivocadas, están diciéndonos que estamos locas.

En mi última conversación con mi madre me dijo paternalistamente que tenía una muy buena imaginación – que yo me estaba imaginando todo lo que estaba diciendo.

Tal vez todavía pensamos que nuestra madre nos ama porque nos dice que nos ama, y no sabemos lo suficiente como para darnos cuenta de que normalmente el amor no se manifiesta con maltratos, ni es debilitante, ni negligente. Y por supuesto, nuestro entorno nos dice, alto y claro y una y otra vez, que nuestra madre nos ama, y que necesitamos amarla. Y por eso, nuestros amigos no entienden nada de esto, y eso también hace que lo aceptemos en solitario.

Y creemos que la amamos (a nuestra madre) porque, bueno, eso es lo que hacen las hijas. Y como chicas amorosas normales, anhelamos amar.

También te interesara:  MIOMAS UTERINOS: LAS HERIDAS DE UNA MUJER DESVALORIZADA

La herencia de ser una hija con una madre narcisista sigue y sigue.

Sentimos que no podemos ser nosotras mismas, de forma auténtica y verdadera, porque de saberlo podemos descubrir quiénes somos de verdad.

Sufrimos de baja autoestima, a menudo hasta el nivel de auto-odio, y luchamos contra el auto-cuidado. Es casi seguro que no podemos amarnos a nosotras mismas, y todo esto se evidencia en nuestra conversación negativa.

Podemos creer que no tenemos derecho a existir, y casi con certeza sentimos que nunca somos lo suficientemente buenas, que no somos aceptables, que en algún nivel profundo de nosotras mismas somos inherentemente imperfectas.

O nos auto-saboteamos siempre, o cargamos con un perfeccionismo imposible.

Aunque a menudo nos sentimos eufóricas cuando hacemos este descubrimiento, ya que nos damos cuenta de que no estamos locas, a continuación el sentimiento puede ser seguido rápidamente por ira, dolor y duelo, tristeza, vergüenza y culpa, y tal vez hasta odio.

Estamos cansadas de que nuestros éxitos sean descartados y nuestras tragedias se usen como nuevo material para ser la reina del drama.

Tal vez todavía nos sentimos como una niña pequeña, y probablemente tenemos miedo de poseer nuestro propio poder, o tener acceso a él, y eso nos mantiene sintiéndonos impotentes también. Hace años que nos dicen que somos muy sensibles, y posiblemente ahora lo somos.

Tenemos dificultades para establecer límites, ya sea con nuestra familia o con otros.

Podemos temer demasiado a las figuras de autoridad, o a la gente que está enfadada con nosotros.

También te interesara:  Hoy elijo abrir los ojos y sanarme

Nos preocupamos de si nosotras mismas somos narcisistas.

Es posible que tengamos problemas con el cuerpo, ya sea tener sobrepeso o estar aterrorizadas por ganar peso.

Podemos encontrarnos todavía experimentando un gran temor a ella, sin importar la edad que tengamos o cuán asertivas seamos en otras partes de nuestras vidas.

Podemos encontrar que todavía estamos tratando -en vano, por supuesto- de obtener su aprobación, o de conseguir su atención.

Es posible que queramos limitar drásticamente nuestro contacto con ella, o incluso cortar todo contacto, pero nos encontramos preocupadas y confundidas al respecto.

Sin duda tenemos dificultades para formar relaciones, o tal vez nos sentimos atraídas por relaciones insalubres y abusivas. Tenemos un miedo constante al abandono, y grandes problemas de confianza. Tenemos la sensación constante de que el mundo no es seguro.

También tenemos problemas graves en torno a lo que merecemos. En el fondo, podemos sentir que no merecemos buenas cosas, o buenas relaciones, o incluso que no merecemos estar bien.

También podemos tener creencias acerca de la curación que la curación significa que ella se sale con la suya, por ejemplo, lo que nos bloquea, o la creencia de que ser infeliz es una prueba de que esto sucedió.

58 Comentarios

  1. A los 13 años me fui de casa por este motivo. Descubrí que no estaba loca, tal como siempre me decía mi madre. Pero siempre seguí sintiendo cierta inseguridad que me impidió realizarme en ciertos momentos de mi vida. Ahora con 55 años y despues de haber vivido 27 fuera de España, viajando por medio mundo, aprendiendo varios idiomas y cultivando muchas aptitudes, sin ser nunca reconocida por parte tanto de mi madre como de mis hermanas (excepto cara a la galería, donde siempre han presumido de mi), he conseguido hacerme respetar, ser querida por todas e incluso hacerme necesaria. Claro que me ha costado, pero al final mis esfuerzos han dado resultado y mi madre hoy día es bastante consciente de sus fallos y de sus carencias y se ha vuelto más amorosa y tolerante. A veces, cuando sus viejos esquemas mentales, vuelven a la superficie yo me alejo, sin recriminarla nada pero me alejo e inmediatamente me telefonea para pedir perdón, reconociendo su falta de control. Hace falta mucha comprensión por nuestra parte, ellas seguramente son también víctimas y creo que es el miedo el que las lleva a actuar de esa manera. Por eso hace falta comprensión, compasión, pedagogía (hay que reeducarlas) y paciencia.

  2. Muy acertado el reportaje, no es justificación, solo debemos entender que nuestras madres también venían cargando un equipaje he hicieron lo mejor que pudieron a su manera y con sus herramientas.
    Y la depresión causada por esta situación para mi ha sido muy difícil de superar, a la fecha por más terapias y lecturas, conferencias, etc. Yo sigo simplemente con un pedazo de mi roto corazón extraviado, pero sigo intentándolo, al final del camino debe haber alguna recompensa a tanto caos, y no pierdo la esperanza de encontrar alguien sano en su forma de ser, a quien pueda amar profundamente y me regrese ese amor de la misma forma.

  3. Conozco mucho sobre el asunto. Excelente presentación, es el tipo de mamá que pasa desapercibida como madre bastante destructiva de la confianza,seguridad ,autoestima pero debes estar siempre agradecida, mejor aún vivir de rodillas ante ella.
    Eres tu quien eres culpable por haber nacido, por haber llegado, por no llenar sus expectativas, por ser como eres. Le haces tanto daño que mereces todo lo negativo que pueda pasarle a una persona, la repetición constante acerca de tu inutilidad para ganarte luego la vida, tener un buen matrimonio, tener hijos, sobresalir en algo, ser inteligente o sana ,creces encerrada en ese circulo, difícilmente encuentras algo diferente en el mundo, y si además favorece abusos de otros y te facilita malas experiencias te demoras demasiado en descubrirlo y más aún en encontrar maneras de solucionar, restaurar o remendar sobre una tambaleante identidad y una nula seguridad.

      • Es la decisión tan difícil, por que hasta no autoafirmarse en el “no hay nada malo en mi” te quedas ahí, buscando tal vez algo que nunca llegue. Siempre nos enseñan que experimentar sentimientos de rencor y alejamiento es malo.

  4. Concuerdo con Julia Perez todo lo que lei fue una adulta echando culpas deberia ser ese el motor para ella cambiar. Ella no es asi porque ella es asi porque quiere. Ya es hora de que cambie su destino y tome responsabilidad.

  5. Lamentablemente es así, en mi caso no al 100% pero bastante. Desde que tengo hijos llevo trabajando el tema, he intentado romper moldes aún así, siento que aún me queda secuelas que me cuesta superar

  6. Es tan importante que vos misma lo estés viendo Moni y la terapia es lo mejor que podés hacer porque creo que necesitamos ayuda en estos procesos de cambio. Es tan lindo superar estos obstáculos, lo siento y lo vivo así a cada paso porque yo también voy quitandome pesos de encima 😘😍

  7. Yo le he dicho alguna vez que tengo el síndrome de Estocolmo con ella y que lo proyecto en mis parejas… lo cuál Ella niega, más vale!. Vamos a tratar de cambiar el patrón… e intentar lograr darme cuenta antes, sino habrá que recurrir a la terapia… no queda otra. Dice muchas verdades la nota, es excelente, me he sentido así mil veces, el la adolescencia, fue la peor parte. Lo vencí y logré sobrevivir… y en estos cinco años que estuve sola, he logrado encontrarme en ciertos aspectos. Pero probé y me pasó de nuevo… pero lo termine enseguida…. no me engancho mas a luchar y a sufrir por quien no se lo merece… ahora me fijo en Mi y me quiero Yo primero. Vamos por la próxima! A previsualizarlo y a alejarse de esa gente tóxica que tanto mal hace… Jaaaajajajaja!
    Muchas gracias, Miriam Ines ! Te quiero amiga! 😘😘😘

    • Rlas características que describe son bastante generales. Eso no habla de las particularidades de nuestras madres. Sólo de un patrón general en que pueden caber todas las mujeres sin que necesariamente sea por la razón de haber tenido una madre narcisista. De hecho son las características de aquellas mujeres que no se aman a sí mismas. Y esto es tan frágil, pudo haber pasado por cualquier cosa durante nuestro desarrollo, incluso me parece que aplica a nuestras madres que tampoco lograron amarse a sí mismas.

    • Lo.lamento.pues no.deberia ser.asi.. Yo por.mi parte.. Solo tengo una hija por.kien daria mi.vida.. Una vez.mas.por.ella…pero me.trata con.desprecio….asi.k..no hay manual ni garantias… Yo como.madre… Te.envio a ti Gabriela Urquia!!! Un gran abrazo.lleno.de.amor.incondicional y bendiciones a tu.vida!! Gracias ..hex3

  8. Todo esto es cierto pero conforme crecemos debemos como mujeres adultas impedir que esa relación toxica siga afectando nuestra vida, tomar el control y seguir adelante sabiendo que somos merecedoras de amor y que a pesar de que socialmente siempre te dicen que nadie te amara como lo hace tu mama hay otras personas que pueden amarnos y lo mas importante que nosotras mismas aprendamos a amarnos y a dejar atras el sentimiento de abandono y de no ser suficientemente buenas ya que nunca tendremos la aprobacion materna basicamente porque cuando uno madura deja de necesitarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.